Fonz

Descripción: 

La villa de Fonz pertenece a la Comarca del Cinca Medio. Este municipio oscense está a 471 m. de altitud y tiene una extensión de 52,15 km2. Su núcleo urbano se extiende por ambas laderas de una colina, formando un interesante entramado de calles y rincones de gran belleza.

La plaza mayor de Fonz fue declarada Conjunto Histórico Artístico en 1976 por los numerosos y singulares edificios renacentistas que alberga. En un extremo de la plaza, se alza la Iglesia Parroquial, construida a principios S. XVII, y que fue consagrada en 1617, por lo que este año celebramos el 400 Aniversario de su Consagración. En el otro extremo, encontramos la Fuente Renacentista, con seis cabezas que manan agua, construida en 1567, es el símbolo de la Villa. En torno a la plaza, se conservan numerosos Palacios y casonas de notable arquitectura renacentista aragonesa, morada de ilustres personajes como Pedro Cerbuna, Joaquín Moner o los Barones de la Mengllana.

Entre todas ellas, destaca el Palacio de los Barones de Valdeolivos, casa natal de Pedro Mª Ric, Regente de la Real Audiencia de Aragón, Héroe de los Sitios de Zaragoza y Diputado en las Cortes de Cádiz. En su interior, se conservan muebles y objetos de época y una colección de cuadros de Fray Manuel Bayeu. Este Palacio es propiedad del Gobierno de Aragón y está abierto al público con visitas guiadas.

Contrastando con la zona noble, se encuentra la Judería, con construcciones de arquitectura popular, formando un entramado de callejuelas estrechas y rincones con encanto.

No menos importante es el patrimonio natural. Fonz toma su nombre de los abundantes manantiales del Valle de Palau, todos ellos están rodeados de extensos pinares, zonas de encinas, robles y sabinas, marco ideal para la práctica del senderismo o de la bicicleta de montaña. En su entorno natural transcurren varios senderos como el GR-18 o el GR-23.

A lo largo de estos senderos que recorren el término municipal, encontramos numerosos manantiales y construcciones relacionadas con el uso y aprovechamiento del agua como el Pozo del Chelo, la Mina Flores, el Ojo de la Fuente y varias balsas.

Cabe destacar también que se sigue manteniendo vivo el idioma aragonés, de uso general y diario, lo que convierte a nuestra población en un bastión de la variedad ribagorzana del aragonés.